El cultivo del Café nació hace más de 15 años. Fue el primer paso de nuestro recorrido y el primer producto de café especializado y con el sello original de la serranía del Perijá, con lo cual el reto era doble. Hoy en día es el punto de encuentro de ciclistas, amantes del café, amantes de las tertulias de tarde, y un montón de clientes que vienen buscando pasar un rato agradable y degustar alguna de nuestras especialidades. Trabajar mano a mano con las fincas de café nos permite descubrir nuevos orígenes, traer lotes exclusivos, conocer la trazabilidad de nuestro producto y poder contarte la historia que hay detrás de cada grano.
En nuestro esfuerzo por hacer que tu visita a Café sea toda una experiencia, acompañamos nuestros cafés de especialidad con una deliciosa selección de repostería artesana que desarrollamos mano a mano con nuestros. En este año además hemos lanzado una pequeña carta; el producto de café que tratamos se conservas exquisitas desde su origen hasta cuando se consume, para que disfrutes de Café de Asmuperija en cualquier franja horaria. Recuerda, todo lo que hacemos lo hacemos por ti.
Para Camilo Perez, el sabor del café que cultivan no se puede describir con palabras: “La esencia es el amor por la tierra, por cada planta de café, por el grano, como se cultiva en las fincas familiares, el café hace parte de nuestras esencias”, comenta.
Durante mayo y junio es la temporada de cosecha y las calles de San Lorenzo se convierten en escenarios para la secar los granos al aire libre.

Creo que una forma de vida simple y sin pretensiones es mejor para todos, mejor tanto para el cuerpo como para la mente. Camilo Perez

Desde muy pequeños nos inculcan el amor y el sentido de pertenencia por el café. Yo me acuerdo que los abuelos nos ponían a escoger café, sin dejar de ir a la escuela, pero en las tardes nos llevaban a los cafetales para recolección de los granos”, cuenta Luis Fernando Moreno, quien nació en la vereda San Isidro y recuerda que desde muy pequeño está involucrado en las labores agrícolas.